lunes, 3 de agosto de 2009

Voz y piano


Si fueses una melodía, sonarías a agua de la que viaja entre los dedos, acariciándolos sin darse cuenta, muy caliente. Algo suave in crescendo, directo, arrebatador, como el sexo en una bañera de espuma rodeada de velas.
Por las mañanas serías la canción más dulce de Yann Tiersen, y en las noches, cualquier maravilla en bajito de Pavarotti. Y sé que cuando yo rozase tus cuerdas, interpretarías tu sonrisa de niño pequeño que más me gusta, la que está manchada de chocolate.

Léo

1 comentario:

  1. Menuda descripción, me evoca a un hombre lindisimo!

    ResponderEliminar